El universo no se agota en aquello que es perceptible para el ojo humano. No todo lo que reluce en los cielos más allá del sistema solar es una estrella.
Isaac Asimov

No es sorprendente. Quienes se dedican al arduo trabajo de imaginar mundos posibles y plasmarlos en cuentos, novelas o películas de ciencia ficción suelen tener afinidad y curiosidad por las ciencias. La astronomía, claro, con sus misterios que no cesan, es una de las más perseguidas, plasmadas y estudiadas por personajes así. Isaac Asimov no es la excepción; aunque su obra la rodea principalmente novelas como las de la serie La Fundación, Viaje alucinante o Robots e imperio, también hizo múltiples textos sobre divulgación histórica y divulgación científica. 

Isaac Asimov nació en la Rusia soviética en 1920 y dentro de sus ocupaciones se encuentran las de profesor de bioquímica y escritor. Uno de los libros que hizo en su faceta como divulgador científico se titula El universo y allí, en 488 páginas, hace un recorrido sobre lo que se sabía hasta la fecha –1973– sobre lo vasto del espacio exterior y las particularidades de los cuerpos celestes que habitan en él. De la Tierra plana a los cuásares, reza el subtítulo del libro, y realmente abarca un espectro así de amplio.

Este es un texto claro, hecho para que la mayor cantidad de personas pueda acceder a él y entender temas como el sistema solar, la galaxia y su tamaño, los tipos de estrellas, la potencia de la energía del Sol, la explosiones estelares, el origen del universo, el universo observable, los fotones, el bombardeo de partículas, la radioastronomía y los cuásares. Tiene un índice amplio para poder resolver allí la mayor cantidad de preguntas que alguien que está empezando a pensar el universo pueda resolver.

En el tejido de los textos también se develan los métodos de investigación que se usan para conocer estos datos que se revelan en la lejanía. Al leer El universo, entonces, no solo se obtienen datos astrofísicos, sino un vistazo a las formas en las que se descubren las certezas –casi siempre transitorias– del universo. 

El universo
Isaac Asimov
1973
488 páginas 

*Recomendamos leer una edición actualizada de este libro, como la de Alianza Editorial, pues tiene pies de página con los datos que han ido cambiando a medida que la investigación en astrociencias ha avanzado