Las tortugas marinas, por ejemplo, se precipitan en cuanto salen del cascarón hacia un mar que detectan gracias al reflejo de la Luna sobre su superficie.
Fatoumata Kébé

Fatoumata Kébé es una astrónoma y astrofísica francesa que ha indagado, sobre todo, en temas relacionados con la contaminación del espacio. Además, milita para que más mujeres como ella puedan participar en las diferentes áreas de la astronomía y hace un trabajo de divulgación en ciencias que se concentra en África y en algunos barrios de Francia. Sin embargo, su curiosidad desemboca con más fuerza en todo lo que rodea la Luna: le interesa su composición y formación, su historia en relación a los viajes espaciales, la forma en la que se estudia, su formación y todas las narraciones que los seres humanos han construído sobre ella. Fatoumata Kébé quiere, algún día, ser la primera mujer en pisar la Luna.

Uno de los pasos para llegar allá fue escribir El libro de la Luna: historia, mitos y leyendas que fue traducido al español y publicado por Blackie Books. El libro comienza contando sobre un caballo dibujado –tal vez– por un ‘primitivo artista paleolítico’ en una cueva de Lascaux en lo que hoy es Dordoña, Francia. El caballo está parcialmente rodeado por una larga estela de estrellas que representan –tal vez– las diversas fases de la Luna. Y escribe Kébé lo siguiente: “Hasta donde alcanza la memoria escrita por el hombre, en Uruk, allá donde acaba la prehistoria, en las primeras tablas de arcilla que recogen el alfabeto sumerio, se habla ya de la Luna”. Cada capítulo es así: una mezcla de ciencia, historia, viaje, arte y cuento. 

Tal vez una de las cosas más sobresalientes del relato de Kébé es que deja ver las diferentes formas en las que la Luna influye sobre la Tierra y principalmente sobre la vida aquí. Plantea que es tal vez en el secreto de sus cráteres donde se esconden varias respuestas que necesitamos para entender mejor nuestro propio planeta.

Aunque está plagado de datos científicos sobre las rocas lunares, la composición de este astro, la forma en la que se mueve alrededor de la Tierra y sobre sí misma y de teorías sobre la formación lunar, este es también un diario de contemplación, un escrito que revela que la miada de esta astrónoma está siempre en la búsqueda de un pedazo de blanco que irrumpe en las noche o en los más bellos días. El libro termina así: “Algún día iré. Y cuándo vuelva, lo contaré”. Acá estaremos, entonces, esperando. 

El libro de la Luna: historia, mitos y leyendas
Fatoumata Kébé
Blackie Books 
183 páginas