Crónica
andrea.uribe

¿Cómo ver un eclipse solar y qué preguntas hacerse alrededor de este evento celeste? 

Por: Fabián Cano y Trinidad Ceferino

El próximo 14 de octubre se observará desde gran parte de Colombia un eclipse solar anular. Aquí te presentaremos una guía para la observación de este maravilloso evento.  A medida que se acerca la fecha, surgen reiteradas advertencias acerca de la importancia de observarlo de manera segura, es decir, evitando mirar directamente al Sol sin ninguna protección ocular. Estas advertencias iniciales suscitan preguntas fundamentales, como: ¿Por qué no es seguro observar directamente el eclipse? y si no es seguro, ¿cómo podemos hacerlo de forma adecuada?

Esta interrogante inicial nos lleva a considerar las características de la luz solar y, en particular, de la corona solar. Durante un eclipse solar, la Luna cubre total o parcialmente al Sol, proyectando sombras sobre algunas regiones del planeta. Sin embargo, es crucial destacar que la intensidad luminosa de la corona solar se mantiene alta. La corona solar es, en realidad, una aureola de gas con baja densidad pero una temperatura extremadamente elevada. Esta emite luz en un amplio espectro que abarca el ultravioleta e infrarrojo. El ultravioleta, en particular, puede ser  perjudicial para la retina que es la parte del ojo sensible a la luz. Por lo tanto, observar directamente el Sol en cualquier momento no es seguro. 

Una herramienta valiosa que puede ayudarnos a comprender mejor el comportamiento del Sol, es la sonda Solar and Heliospheric Observatory (SOHO). Esta monitorea las emisiones solares en diversas longitudes de onda del espectro electromagnético. Dos de las cámaras que utiliza, conocidas como LASCO/C2 y LASCO/C3, cubren la mayor parte del Sol y permiten observar específicamente el comportamiento de la corona solar.  

¿Cómo puedo observar el eclipse de manera segura?

Después de haber explorado la naturaleza de la luz y las posibles consecuencias que puede tener en el ojo humano, estamos listos para llevar a cabo una observación segura del eclipse solar. Para ello, es importante comprender que existen dos métodos de observación: el método directo que implica el uso de dispositivos adecuados de protección ocular, y el método de observación indirecta que se logra mediante la proyección de la imagen. 

Observación directa

La observación directa debe realizarse siempre con dispositivos equipados con filtros de luz. Si en su casa o institución cuentan con telescopios o binoculares para hacer observaciones directas, es fundamental que la persona que opere el dispositivo tenga experiencia, no solo en observación astronómica, sino también en observación solar. Esto garantizará el uso de los filtros correctos y apropiados, evitando poner en riesgo a la población. Aunque la vista a través de un telescopio siempre resulta llamativa, es importante mencionar que existen otras formas más prácticas sencillas y seguras de realizar la observación del fenómeno.   

Lentes especiales para observación solar

Estos lentes se fabrican con materiales como baader, polímero blanco y/o mylar, cuya función es filtrar entre el 99,997 % de la emisión de luz solar. De acuerdo con la normativa vigente, estos lentes deben cumplir con la norma ISO 12312-2:2015. En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de gafas a diferentes costos, y todas afirman tener la certificación requerida. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿cómo podemos verificar la efectividad de los lentes? 

Un primer experimento que podemos llevar a cabo para comprobar la eficacia de estos lentes consiste en disponer diferentes fuentes de luz y observarlas con los lentes a una misma distancia. Este ejercicio podría incluir una luz de tungsteno, una vela, luz incandescente o una luminaria LED, incluso podemos considerar la luz natural reflejada por la Luna. A continuación, se puede registrar en una tabla que incluya los tipos de luz, si se ve o no a través de los lentes y las diferencia perceptibles como intensidad o color. En tanto menor sea el paso de luz se entenderá que es más efectivo el lente, proporcionando la protección adecuada para la observación del eclipse. Evaluar y comparar los resultados será un valioso ejercicio científico, además de permitir tomar una posición firme respecto a la seguridad que aportan dichos implementos. Esta experiencia y los datos obtenidos adquieren una gran relevancia cuando llega el momento de observar el Sol, ya que nos proporcionarán una comprensión más clara de la cantidad de energía lumínica que emana de nuestro Sol. 

Observación indirecta

Proyección Óptica mediante Telescopio o Binoculares

Si cuenta con instrumentos ópticos o binoculares puede proyectar imágenes del Sol parcialmente eclipsado sobre una superficie, lo que le permitirá una visualización más cómoda, ampliada y sobre todo, segura. Este método se denomina proyección óptica debido al uso de lentes y/o espejos. La proyección óptica suele proporcionar imágenes ampliadas, brillantes y con contornos más definidos. Sin embargo, es importante mencionar que el paso de la luz solar a través de binoculares o un telescopio puede dañar el dispositivo y existe un riesgo de mirar directamente al Sol, por lo que es importante que el montaje nunca se encuentre solo y que la persona que lo acompañe sea un adulto responsable con experiencia en observación astronómica que supervise el equipo en todo momento.

Cámara estenopeica

Este instrumento, conocido desde la Grecia clásica, se popularizó entre artistas de los siglos XV y XVI. Uno de sus primeros usos astronómicos conocidos fue el que hizo Regnier Gemma Frisius, quién diseñó una habitación que funcionaba como una cámara estenopeica y la utilizó para registrar el eclipse lunar del 26 de diciembre de 1545. Lo asombroso radica en el comportamiento de la luz al entrar por un pequeño orificio (estenopo) y proyectarse sobre una superficie mayor. La imagen y todo lo que está ocurriendo afuera de la caja se verán al revés, junto con el movimiento de las nubes, si es que se apunta en dirección al cielo. 

Otros utensilios

No obstante, es importante destacar que para llevar a cabo una observación indirecta, también se puede dar uso a objetos comunes disponibles en la naturaleza, la ciudad e incluso en nuestro hogar. Por ejemplo, al visitar un parque y observar el suelo durante un eclipse se podrá ver el fenómeno proyectado cientos de veces en el piso e incluso en la corteza de los árboles y en las paredes cercanas. Este fenómeno ocurre porque la luz solar se filtra a través de objetos opacos, como las hojas de los árboles, y como resultado el eclipse se proyecta en las superficies adyacentes. De la misma manera, funcionan las canecas de uso público que tienen en sus paredes agujeros u otros utensilios como coladores, vaporeras, cucharas escurridoras, entre otros. Todos estos objetos al ser atravesados por la luz solar, crearán proyecciones del eclipse que pueden ser observados de manera segura.

Antes del eclipse, es recomendable fabricar o encontrar estos dispositivos y seleccionar una ubicación adecuada para observar el fenómeno de forma indirecta, aprovechando el entorno y la forma en que la luz se comporta.

¿Cómo no observar el eclipse?

Además de conocer cómo observar el eclipse, también es esencial conocer las estrategias que no son seguras, esto nos permitirá evitar prácticas indebidas. El eclipse no debe ser observado a través de vidrios ahumados, radiografías, negativos fotográficos o minerales opacos como la obsidiana. Tampoco es seguro realizar la observación de manera indirecta mediante la proyección en espejos de agua como lagos o aguas en reposo. Del mismo modo, no se debe observar el eclipse a través de dispositivos celulares, ya sea en modo selfie o con la cámara frontal del celular, ya que en ninguna de estas formas se filtran los rayos nocivos de la luz, lo que podría exponer los ojos a un daño irreversible.

Una vez que hemos preparado los métodos de observación, el eclipse se convierte en una experiencia maravillosa que puede, además, estar acompañada de algunas preguntas científicas, sobre todo si estamos observando con niños y niñas. ¿Cuánto tiempo dura el eclipse?, ¿se cubre por completo el sol?, ¿qué sucede con los animales durante el eclipse?, ¿hay cambios en mi comportamiento durante el eclipse? 

Para resolver la primera pregunta, se pueden encontrar diferentes términos para describir el contacto aparente de la Luna con el Sol como “inmersión” o “primer momento”. Registrar éste como el momento 0 y destacar el momento de máximo ocultamiento, así como el momento del contacto final, puede resultar sumamente interesante, ya que nos proporciona información sobre la duración total del evento y sus momentos más significativos. Una tabla de registro sencilla puede profundizar en el ejercicio de observación, permitiendo la inclusión de datos numéricos o gráficos, según la edad, nivel de comprensión o incluso gustos o preferencias artísticas de los niños y niñas que estén observando.

Durante el eclipse, la sombra que se proyecta, apenas cubre una reducida franja de la totalidad de la superficie terrestre que está expuesta al sol, más aún, dicha sombra es más intensa sobre unos puntos que otros. De manera que esto define la parcialidad del eclipse, aquellos lugares que queden completamente a oscuras (penumbra) serán los epicentros y donde se verá el eclipse anular, sin embargo, en otros lugares más al norte o al sur del epicentro también se notará un oscurecimiento que llamamos eclipse parcial. . En caso de buscar un análisis más detallado, las fotografías o registros gráficos capturados, junto con una regla, pueden ayudar a estimar el grado de parcialidad del eclipse según la ubicación del observador, con preguntas como ¿qué tanto cubrió la luna al sol?

Finalmente hemos llegado a un momento en el que en familia, en las calles, en las noticias, todos comentan sus vivencias durante la observación del eclipse. Cada uno comparte sus experiencias desde sus propias condiciones, lugares e intereses particulares. Más aún, cada uno pudo plantear y resolver las preguntas que tenía sobre este fenómeno astronómico y sus impactos. 

También ha llegado el momento de observar y comparar la información disponible, quizá deseen ver los registros fotográficos capturados por personas en diferentes partes del mundo y compararlos con sus propias observaciones. Estimular la búsqueda de información y compararla con los resultados obtenidos, puede ser un ejercicio enormemente enriquecedor. Además, es importante estar atentos a las nuevas preguntas que surgen en este momento, preguntas cómo ¿por qué la imágen capturada por otra persona es tan diferente a la que yo vi?, ¿por qué en algunos lugares donde se oscureció como si fuera de noche, mientras que en otros no? Estas interrogantes pueden motivar y guiar investigaciones más profundas. 

El eclipse anular es posiblemente uno de los fenómenos astronómicos más impactantes que podemos presenciar; que atrae la atención general y maravilla a todo tipo de espectadores, incluyendo niños y niñas que con este tipo de experiencias, pueden despertar su interés y desarrollar habilidades en las ciencias.

Más artículos

Noticia

Planetario Nocturno Marzo 2024

Noticia

¡Nidos y Planetario de Bogotá explorando el universo con los más pequeños!

Reseña

Coyán, una crónica del roble nativo

Reseña

En el fin del mundo

Reseña

Peces geológicos 

Crónica

¿Cómo ver un eclipse solar y qué preguntas hacerse alrededor de este evento celeste? 

Reseña

Mitos en el cielo

Noticia

La astronomía llegó a 21 mil estudiantes de colegios oficiales de Bogotá este año

Reseña

Cosmotheoros 

Noticia

Lluvia de estrellas las Perseidas